Consideraciones y Objetivos

Consideraciones Generales: 

Desde el Proyecto AguaViva consideramos que el cambio climático y el calentamiento global ya no son hipótesis sino realidades irreversibles cuya incidencia en la vida cotidiana de los individuos se irá haciendo cada vez más palpable en la medida que pasen los años. Rogamos porque éste escenario no alcance niveles críticos, pero dado la imposibilidad de predecir con exactitud los fenómenos climáticos, creemos oportuno crear un sistema de resguardo y amortiguación de las posibles situaciones extremas en las que podría desenlazar la presente evolución del aumento de las altas temperaturas. Creemos que  uno de esos posibles desenlaces podría llegar a ser una sequía a escala mundial que podría desembocar en una inmigración masiva de personas de todas partes del mundo hacia los principales cursos de agua del litoral argentino, una de las zonas con menor densidad poblacional del planeta. Si esto sucediera, no sólo las economías se desplomarían, sino además la supervivencia misma de millones de personas se vería comprometida. Es así, que imaginando el peor escenario posible, y confiados en que siempre "es mejor prevenir que curar", hemos creido oportuno crear el Proyecto AguaViva, cuyo fin principal es de preparar a la población del territorio mesopotámico argentino para sobrellevar de manera exitosa el posible colapso de la economía, asi también como una posible inmigración masiva hacia las márgenes de los ríos o el interior de las provincias. Para ello hemos establecido ciertas lineas generales de objetivos a cumplir, detallados a continuación...

Objetivos del Proyecto AguaViva:

1) Brindar a la población en general los medios necesarios para la satisfacción de las necesidades básicas para la supervivencia por fuera de los circuitos comerciales del sistema.

2) Generar individuos, grupos familiares y comunidades autárquicas, capaces de producir y autoabastecerse de los insumos cotidianos sin requerir la asistencia del Estado o de cualquier otra institución que brinde servicios básicos esenciales para la vida a cambio de cierto costo o tributo.

3) Recolectar, concentrar y difundir cursos y talleres, información, manuales, tutoriales y todo aquel medio de transmitir los conocimientos necesarios para el cultivo de la tierra de manera orgánica, fertilización de la tierra con métodos naturales, cría de animales y control de plagas según los tiempos de la naturaleza;  técnicas de construcción de hogares económicos con prestaciones ecológicas, como baños secos, cocinas solares, estufas a leña de alto rendimiento, calefones solares, etc.; entre otras acciones que podemos tomar paulatinamente como sociedad para una economía sustentable a largo plazo con un mínimo de recursos.

4) Barrer con todo rastro de temor y suplantar en su lugar la sensación de responsabilidad de acción en cada Individuo en el ámbito que le concierna, propio o ajeno, puesto que, si bien consideramos que el cambio climático es irreversible, creemos fehacientemente que podemos amortiguar sus efectos siendo partes del proceso de cambio de manera anticipada, consciente y proactiva.

5) Formar una red civil de profesionales e interesados en general a fin de mantener contacto e informar sobre los posibles cursos de acción a tomar frente al calentamiento global en relación al cuidado de los recursos naturales del Acuífero Guaraní.

5) Concientizar a la población en general sobre el concepto de Economía Frugal, entendida ésta como el impulso y consumo de toda actividad laboral, artesanal o industrial que se limite a la satisfacción de las necesidades esenciales de todos los seres humanos por igual, haciendo uso de la tecnología en tanto y en cuanto ésta sirve a la sociedad por las facilidades que su uso conlleva y NO por ser beneficiosa al mercado de consumo. Con esto queremos decir que no es necesario para la vida de los hombres el cambiar de teléfono celular o de T.V. cada 6 meses; pero sí lo es el trabajo de la tierra para la obtención de alimentos y otros productos directamente relacionados a la satisfacción de nuestras necesidades básicas.

7) Conseguir el apoyo de medios de comunicación y otras entidades responsables por los cambios ecológicos y sociales que nos tocarán vivir a fin de lograr mayor difusión y replicación del proyecto en todo el territorio litoraleño y más allá.

8) Solicitar fondos a Instituciones y Personas que se sientan partes responsables del proceso de cambio, cuyas colaboraciones serán destinadas a brindar cursos y talleres de manera gratuita, así también como la publicación de material para transmitir los conocimientos necesarios a fin de cumplimentar los primeros 3 puntos de nuestros objetivos. 

9) Establecer coordinadores del Proyecto por Regiones del Litoral a fin de tener un conocimiento más certero, cercano y propio de cada sitio. De éste modo no sólo podremos ajustar el curso de acción más apropiado a cada sitio, sino además relevar el terreno en busca de tierras fértiles con miras a proyectar posibles asentamientos de emergencia donde alojar grandes cantidades de personas de manera sustentable.